jueves, mayo 23

Sánchez anuncia que el déficit cerró 2023 en el 3,7% del PIB, dos décimas mejor del objetivo del Gobierno | Economía

España inauguró 2024 en una posición fiscal más sólida de lo esperado. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha avanzado este miércoles que el déficit público cerró el ejercicio 2023 en el 3,7% del producto interior bruto (PIB). Si Eurostat confirma estas cifras, el país habría mejorado en dos décimas el desvío inicialmente previsto y comunicado a Bruselas (3,9% del PIB). “Gracias al buen desempeño económico del país ya le puedo garantizar que en 2023 vamos a cerrar con un déficit público del 3,7%”, ha remarcado el presidente durante su primera intervención de la sesión de control celebrada en el Congreso, en respuesta al líder del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo.

Una vez que se confirme, la tasa supondría mejorar en un punto porcentual el agujero fiscal que se registró en 2022, cuando el déficit público cerró en el 4,7% del PIB. Las cifras también enfatizarían en la senda de corrección iniciada tras la pandemia, cuando el saldo negativo supero el 10% del PIB debido a la crisis sanitaria y económica.

La mejora de dos décimas sobre las previsiones iniciales de Hacienda dan algo más de músculo fiscal a España en el ejercicio 2024, un año clave para las finanzas públicas de los países de la Unión Europea. La razón se encuentra en la reactivación del Pacto de Estabilidad y Crecimiento comunitario —las conocidas como reglas fiscales— que pone límites a la deuda y déficit públicos de los socios. Tras varios años congeladas, primero por las consecuencias de la pandemia y después por la crisis energética y de precios, las reglas fiscales vuelven a estar en vigor en este ejercicio con el objetivo de que los Estados miembros anoten un desvío fiscal máximo del 3%, pudiendo enfrentarse a procedimientos de corrección en caso de no cumplir con esta meta. Por eso, esas dos décimas adicionales dan más margen a Hacienda para ajustar las cuentas y controlar los ingresos y el gasto.

Presupuestos

Solo ha pasado una semana desde que el Gobierno anunciase que renuncia a los Presupuestos de 2024 y ya empiezan a oírse tambores de guerra por las cuentas del año que viene. La vicepresidenta primera y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha reconocido este miércoles en el Congreso de los Diputados que el adelanto electoral en Cataluña altera el tablero político nacional y dificulta más todavía —habida cuenta de que los plazos de calendario ya van muy retrasados— la elaboración de un proyecto de Presupuestos Generales del Estado para este ejercicio. A cambio de la prórroga de las cuentas de 2023, ha precisado Montero, el Gobierno presentará “muy pronto” los Presupuestos de 2025, para los que espera contar con el apoyo del Partido Popular.

En el Pleno del Congreso celebrado este miércoles, el diputado popular José Vicente Marí ha preguntado a la vicepresidenta primera la razón por la que el Ejecutivo de Sánchez ha renunciado a las cuentas de 2024, ironizando también con que si el Gobierno dispone de un informe de la Abogacía del Estado que respalde su plan —en relación con el documento que decía tener Hacienda para aprobar la senda fiscal si el Senado la rechazaba—. Montero ha insistido en que la política se basa en “saber leer la realidad” y en que el adelanto de los comicios catalanes ha trastocado el panorama político, por lo que espera que el PP esté “dispuesto a pactar” los Presupuestos de 2025.

En el principal partido de la oposición, sin embargo, reiteran que la renuncia a unas nuevas cuentas públicas es un evidente fracaso político de la ministra de Hacienda, a la que Marí ha invitado a dimitir del cargo: “Todos nosotros sabemos qué haríamos en ese caso. Ahí tiene la puerta”. Montero, sin embargo, ha recalcado que prefiere unas cuentas prorrogadas del presidente, Pedro Sánchez, a cualquier Presupuesto del Partido Popular, basado en “recortes, recortes y recortes”.

De hecho, la ministra de Hacienda ha sacado pecho de los números de las últimas cuentas y ha insistido en que estas supusieron un 30% más de recursos para la sanidad, un 62% más de recursos para la educación, un 68% más para las becas, un 151% más para la dependencia, un 75% más para la cultura y un 23% para la I+D+i. “Prefiero 50.000 veces más un presupuesto prorrogado de Sánchez que cualquier presupuesto del Partido Popular”.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO