lunes, julio 15

Rusia reforzará su flota con 30 nuevos buques este año | Internacional

Rusia refuerza su flota. El presidente, Vladímir Putin, anunció este domingo que la Armada del país sumará este año 30 nuevos buques en una intervención en la parada naval en San Petersburgo. “Hoy, Rusia cumple con seguridad las tareas a gran escala de su política marítima nacional y aumenta constantemente el poder de su flota. Solo este año, 30 buques de diferentes clases se incorporarán a su composición”, dijo Putin en un discurso transmitido en directo por televisión con motivo del Día de la Armada. En el desfile naval participaron cerca de 40 buques, incluidas lanchas y submarinos.

Desde una tribuna instalada en uno de los malecones del río Nevá, el mandatario, que previamente pasó revista a los buques a bordo de una lancha, felicitó a los miembros de la marina de guerra y a todos los ciudadanos. “Durante siglos nuestra flota ha sido y sigue siendo el guardián indestructible de las fronteras de la patria, su orgullo y gloria”, dijo Putin.

“En aras de Rusia, nuestros marineros entregan toda su fuerza, muestran verdadero heroísmo, luchan con valentía, como nuestros grandes antepasados”, destacó el mandatario, que en su discurso no hizo ninguna alusión directa a la guerra en Ucrania.

Tampoco mencionó un nuevo ataque con drones contra Moscú, el último de una serie de los que culpa al Gobierno de Kiev. El Ministerio de Defensa ruso calificó el suceso de “intento de ataque terrorista”. Un dron que se dirigía a la capital fue derribado en las afueras de la ciudad y otros dos fueron “suprimidos por guerra electrónica” y se estrellaron en un complejo de oficinas, indicó el ministerio, añadiendo que no hubo heridos.

El alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, publicó en Telegram que “las fachadas de dos torres de oficinas de la ciudad fueron levemente dañadas”. La agencia estatal rusa de noticias TASS informó de que el aeropuerto internacional Vnúkovo, que sirve a la capital, fue “cerrado para salidas y llegadas” y sus vuelos fueron redireccionados hacia otras ciudades. En menos de una hora las operaciones aéreas volvieron a la normalidad.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Rusia aseguró también que sus fuerzas frustraron un ataque nocturno ucraniano, con 25 drones, contra Crimea, ocupada ilegalmente por Moscú desde 2014. “Dieciséis drones ucranianos destruidos por fuego de la defensa aérea”, señaló el ministerio, añadiendo que no hubo víctimas. “Otros nueve drones ucranianos fueron neutralizados utilizando la guerra electrónica y, sin alcanzar el objetivo, se estrellaron en el mar Negro”, afirmó el Kremlin. Ucrania ha afirmado en varias ocasiones su intención de recuperar Crimea y en las últimas semanas ha intensificado y acrecentado sus ataques en esta península.

Putin no introdujo en su discurso del Día de la Armada la invasión de Ucrania que lanzó en febrero de 2022, pero sí habló de la guerra la víspera, tras entrevistarse con varios dirigentes africanos después del cierre de la cumbre Rusia-África, en la que varios países del continente pidieron que tenga en cuenta las iniciativas de paz y recupere también el acuerdo para la exportación segura por el mar Negro del grano ucranio. En una conferencia de prensa, el líder ruso afirmó de nuevo que no rechaza conversaciones de paz sobre Ucrania. También expresó esa disposición el viernes ante los líderes africanos, pero achacó a Kiev la imposibilidad de llevarlas a cabo. “No las rechazamos [las conversaciones]; para que ese proceso comience es necesario que haya acuerdo por ambas partes”, afirmó en la noche del sábado.

Putin aseguró que tanto la iniciativa africana de paz como la china pueden servir de base. Pero sobre un posible alto el fuego, declaró: “El ejército ucranio está a la ofensiva, está atacando, está llevando a cabo una operación ofensiva estratégica a gran escala. No podemos aplicar un alto el fuego cuando nos están atacando”. El presidente ucranio, Volodímir Zelenski, ha rechazado un posible cese del fuego porque ahora dejaría a Rusia con el control de casi una quinta parte del país, bajo ocupación desde que se inició la guerra. El presidente ruso aseguró este viernes que Ucrania ha perdido 415 tanques y 1.300 vehículos blindados desde el pasado 4 de junio, aunque ninguno de esos datos han podido ser verificados de forma independiente.

Putin afirma que Moscú se beneficiará de la ruptura del acuerdo del mar Negro

El presidente ruso Vladímir Putin justificó el pasado sábado la salida de Rusia del acuerdo del mar Negro, el tratado patrocinado por Naciones Unidas y Turquía para garantizar un corredor seguro para la salida del grano ucranio y luchar así contra la subida de precios de los alimentos y la crisis alimentaria global generada por la guerra en Ucrania. Putin aseguró que, gracias la salida de Rusia del pacto, las compañías rusas obtendrán un mayor beneficio, dado que los precios de los cereales han subido. 

Naciones Unidas, EE UU, la Unión Europea y varios países en vías de desarrollo han reclamado a Moscú la vuelta al acuerdo para paliar precisamente la subida de precios. El secretario general de la ONU, António Guterres, llegó a recordar a Rusia que «cientos de millones de personas en el mundo pasan hambre» y que la no renovación del acuerdo del mar Negro empeoraría esa situación. Putin aseguró el sábado tras reunirse con varios líderes africanos que el beneficio que obtenga con la salida del pacto lo compartirá con los países más pobres gracias al envío gratuito de cereal ruso.

La salida de Moscú del pacto ha ido acompañada por un bombardeo masivo durante 11 días consecutivos de los principales puertos ucranios de los que, mientras estuvo vivo el acuerdo, partía el grano: Odesa y Mikolaiv. Rusia no solo ha puesto en su punto de mira toda la infraestructura cerealista ucrania -incluso ha bombardeado plantaciones-, sino que ha advertido de que cualquier buque comercial que se dirija o zarpe de puertos controlados por Kiev, será considerado «objetivo militar».

Putin realizó estas declaraciones tras la cumbre Rusia-Africa celebrada en San Petersburgo y después de una ronda de reuniones bilaterales con delegaciones de varios países africanos en las que lanzó su iniciativa de suministrar cereales rusos de forma gratuita a varios Estados de ese continente. Sin embargo, algunos de sus líderes han reclamado al Kremlin que vuelva al acuerdo del mar Negro y han pedido a Putin que se sume a una iniciativa de paz liderada por Sudáfrica, y apoyada por Egipto, Senegal, Zambia, República del Congo y Uganda.

 “Esta guerra debe terminar. Y solo puede terminar sobre la base de la justicia y la razón”, ha dicho el presidente de la Comisión de la Unión Africana, Moussa Faki Mahamat.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.