viernes, junio 21

Miles de desplazados en el sur de Alemania por las graves inundaciones | Internacional

Las fuertes lluvias caídas en los últimos días en el sur de Alemania han provocado graves inundaciones en amplias zonas de los Estados federados de Baviera y Baden-Württemberg, donde miles de personas han tenido que abandonar sus casas. Solo en Baviera han tenido que ser evacuadas alrededor de 3.000 de las áreas anegadas, según datos oficiales del Ministerio del Interior regional. Un bombero que participaba en las labores de rescate de personas atrapadas se ha convertido en la primera víctima mortal, mientras que otro trabajador de emergencias y una mujer permanecen desaparecidos. El servicio meteorológico alerta de que las precipitaciones continuarán a lo largo del domingo y en la madrugada del lunes.

El bombero fallecido, de 42 años, se encontraba el sábado por la noche en un bote hinchable con otros tres trabajadores de los servicios de emergencias en la ciudad de Pfaffenhofen, en Baviera, cuando la embarcación volcó. Los rescatistas se dirigían a la casa de una familia que había quedado atrapada en una zona inundada. Su cuerpo no se pudo encontrar hasta el domingo por la mañana. En la misma localidad tuvieron que ser evacuadas durante la noche unas 200 personas, entre ellas 140 de dos residencias de ancianos.

Las inundaciones que azotan el sur de Alemania mantienen en vilo a las autoridades en un país que todavía tiene muy presentes las trágicas crecidas que, en julio de 2021, provocaron más de 200 víctimas mortales en el centro del continente, 134 de ellas en el valle del río Ahr, en el Estado alemán de Renania-Palatinado. El canciller, Olaf Scholz, planea desplazarse hasta la zona afectada para comprobar in situ las labores de rescate, según han publicado varios medios alemanes. Scholz ha expresado su agradecimiento a los servicios de emergencia. “Me entristece la muerte de un bombero en Pfaffenhofen”, ha asegurado en su cuenta de X.

Robert Habeck, vicecanciller y ministro de Economía y Clima, ha visitado el área de la catástrofe este domingo por la mañana acompañado del presidente bávaro, Markus Söder. Habeck agradeció su labor a los servicios de emergencia y subrayó que la pérdida de una vida demuestra “lo que arriesgan los bomberos profesionales y los voluntarios”. “Lo más importante en las próximas horas será organizar bien los relevos”, aseguró Söder. “Cuanto más tiempo se esté de servicio, más probable es que se cometa un error, que aparezca la fatiga. Y entonces hay un mayor riesgo para la vida y la integridad física”, destacó. En su cuenta de X el presidente bávaro lamentó que “desafortunadamente, los fenómenos climáticos severos aumentarán en el futuro” y anunció que habrá que prepararse para ello.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Las autoridades buscan este domingo a otro bombero desaparecido en Offingen, en la región de Suabia (Baviera) que viajaba en una lancha de salvamento acuático que volcó de madrugada debido a las fuertes corrientes. Varias embarcaciones y dos helicópteros buscan al hombre, un voluntario de 22 años, que no pudo llegar a tierra firme como hicieron los otros cuatro socorristas que le acompañaban en la lancha y que resultaron ilesos, según relata el diario Günzburger Zeitung. La mujer desaparecida, de 43 años, se encontraba en el sótano de su casa en Schrobenhausen cuando llegó la crecida. A media tarde del domingo los buzos todavía no habían podido acceder al sótano de la casa.

Alrededor de 800 soldados de la Bundeswehr, el Ejército alemán, han sido desplegados en Baviera para ayudar en las tareas de rescate. Las fuertes lluvias ha provocado el corte de varias vías de transporte, como la autopista A9, con 50 kilómetros cerrados tras la rotura de una presa en el distrito de Pfaffenhofen, en Alta Baviera. Además, un fuerte corrimiento de tierras provocó en la noche del sábado que dos vagones de un tren de larga distancia que transportaba a 185 pasajeros descarrilaran al este de Stuttgart, sin dejar heridos. Muchos servicios ferroviarios siguen interrumpidos y se han cancelado abundantes conexiones entre ciudades como Múnich, Karlsruhe y Stuttgart.

Las fuertes tormentas de los últimos días han dejado más precipitaciones en 24 horas de las que se producen de media en todo un mes. En la localidad de Kissleg (Baden-Württemberg), el viernes cayeron 130 litros por metro cuadrado en un solo día, según el Servicio Meteorológico Alemán (DWD), cuando de media se registran 118 al mes. Las autoridades de muchas zonas han pedido a los residentes que eviten permanecer en los sótanos o que se desplacen a otras localidades ante el peligro de riadas.

El presidente de Baden-Württemberg, Winfried Kretschmann, alertó el domingo por la tarde de que la situación está lejos de haberse normalizado. “Se han anunciado fuertes lluvias para las próximas horas en muchas regiones afectadas”, señaló. “Estamos ante una situación muy difícil que aún no ha terminado”, añadió, y pidió a la población que se mantenga alerta. Los expertos prevén que en algunos ríos el nivel del agua alcance récords que no se veían desde hace 50 años. Se espera que el caudal del Neckar suba el lunes por la mañana tras las precipitaciones que ha anunciado el servicio meteorológico.

El tráfico marítimo en el Alto Rin también ha sido suspendido en algunos tramos. Cerca de Karlsruhe se ha superado la marca crítica de 7,5 metros. Y al menos 40 escuelas no abrirán el lunes en ocho distritos bávaros, según han anunciado las autoridades, por haber quedado inundadas sus instalaciones.

Servicios de emergencia trabajando en Fiscnach, al sur de la ciudad de Augsburgo, Alemania.
Servicios de emergencia trabajando en Fiscnach, al sur de la ciudad de Augsburgo, Alemania.VIFOGRA/TOBIAS HARTL (via REUTERS)

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_